Las matemáticas basan su principio en el uso de la razón y lógica, pero aunque suele ser una de las asignaturas que más les cuesta aprender a los niños, también puedes intentar alternativas para hacerlo divertido para ellos de manera que les resulte agradable. Para ello te sugerimos algunos divertidos ejercicios que puedes practicar con tus hijos en la vida diaria sin que ellos sientan que están “haciendo tarea” o se sientan forzados a estudiar.

Al supermercado con mamá y papá.

  •  Mayor que, menor que e igual:  Date un poco más de tiempo y paciencia en tus visitas al supermercado para enseñarles a leer los precios exhibidos y hasta compararlos para practicar.
  • Al llegar a pagar en caja, dale oportunidad de que él mismo sea quien entregue el monto a pagar e igualmente reciba el cambio, luego en casa y con calma pueden contar el dinero para saber cuánto sobró. Si acostumbras otra forma de pago, reserva algún artículo para pagar en efectivo y este ejercicio funcione. Esta práctica le dará seguridad y la interacción con otras personas le inyectará entusiasmo al ejercicio.

En casa

  • Medición: Los niños gustan de usar reglas y cintas métricas, aprovecha esta afición natural en la mayoría de los pequeños y consíguele una cinta métrica seccionada en colores que regularmente encuentras en tiendas de telas o mercerías, retira las puntas metálicas para evitar accidentes y entonces comienza la diversión.
  • Pídele que mida cada objeto que observes que alcanza a hacerlo. Dale una libreta para que apunte sus resultados y luego repasen también la lectura revisando sus resultados.

Las matemáticas pueden ser muy divertidas, y si eres parte de los juegos al practicarlas, ¡para tus hijos resultarán más divertidas!

#FelicesHaciaelFuturo
#Guardería y #JardíndeNiños
Informes: 5658-1274

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *