¿Tienes hijos… o príncipes y princesas?

La forma en que hablamos a nuestros hijos tiene una influencia directa en la forma en que ellos se perciben a sí mismos y al mundo en relación a ellos.

Cuando damos a nuestros hijos sobrenombres de cariño como “príncipe” o “princesa”, debemos hacerlo con la conciencia de que el mensaje se reciba como “Ocupas un lugar muy especial en mi vida”, o tal vez “eres la persona más importante en mi vida”. Sin embargo si usamos estos sobrenombres (cuyo referente directo para nuestros hijos está en los estereotipos de los cuentos, las películas o caricaturas), en cualquier momento o contexto, el mensaje puede ser recibido de forma equivocada.

Recuerda que para los niños pequeños, tus palabras son las más confiables, eres la primera persona que le muestra y explica el mundo. Nuestros mensajes, como sus padres, los reciben literalmente, por lo que si a tu hijo(a) le reiteras que es un príncipe o una princesa en todo momento, así se considerará y esto podría llegar a crearle expectativas o enfrentarse a situaciones en su entorno social que le confundan o le decepcionen cuando no esté contigo.

Llamar de cariño a tus hijos “príncipe” o “princesa” está bien en tanto que refuerces o le hagas saber que es tan importante como otros niños, pero que en tu corazón tienen un lugar especial. Además, procura incentivarlo a reconocer en sí mismo las cualidades que tiene,  y que con su esfuerzo lo llevarán a ganarse un lugar especial en cualquier lugar donde se desenvuelva.

#TipsFelices
#FelicesHaciaelFuturo
#Guardería y #JardíndeNiños
Informes: 5658-1274

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *