La comida chatarra nunca debe de ser utilizada como premio.

Para los padres, prometer u ofrecer golosinas, papas fritas o una pizza a los niños si logran un objetivo o si “se portaron bien” es un recurso muy común y fácil de elegir, y a veces pasamos por alto la frecuencia en que lo hacemos generando en los niños una percepción positiva hacia la elección de estos alimentos.

Y sin ánimos de esperar que los incentivos para los niños se conviertan en un estricto régimen alimentario, vale la pena que como padres estemos conscientes de las decisiones que tomamos en torno a la alimentación de nuestros hijos en una etapa en la q que la formación de hábitos es esencial para el resto de su vida.
Al ofrecer un alimento “chatarra” a un niño a cambio de cumplir con un deber o tener un buen comportamiento, se crea una asociación positiva hacia el mismo producto, cuando en realidad debemos procurar que las elecciones de nuestros hijos se orienten hacia la comida saludable. Si eventualmente se consumen golosinas o comida rápida, simplemente hay que elegir los momentos adecuados (y muy controlados) para los niños.

🌈Felices hacia el Futuro
#Guardería y #JardíndeNiños
Informes kínder: 5658-1274
Informes guardería: 56585895

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *