Jugar descalzos es muy divertido y benéfico para la salud de tus hijos.

Que los niños anden descalzos, en ocasiones pone nerviosos a los padres por el riesgo de contraer resfriados o sufrir algún accidente. Sin embargo se ha descubierto que hacerlo tiene beneficios no solo físicos, sino también cerebrales y cognitivos.

Favorece el desarrollo cerebral óptimo: Los pies tienen muchísimas terminaciones nerviosas, de hecho, en los 8 primeros meses incluso tienen mayor sensibilidad táctil que las manos. Es por ello que jugar con los pies y favorecer que vayan descalzos permite la maduración del sistema nervioso, estimulando la mielinización de las dendritas y favoreciendo, en definitiva, el desarrollo intelectual.

Fortalece las articulaciones y músculos y mejora la postura: ir descalzos ayuda a fortalecer las articulaciones y músculos de los pies, lo cual redunda en una mejor postura y equilibrio de los niños.

Desarrolla los sentidos y favorece una mayor conexión con la naturaleza y el entorno: Ir descalzos ayuda a conocer mejor el entorno y ser más conscientes de él. ¿Cómo se siente el suelo? ¿Qué se nota al pisar hojas secas?

Estimula el sistema nervioso y desarrolla un sentido de conciencia corporal: Gracias a la gran cantidad de terminaciones nerviosas y puntos de presión en los pies que transmiten información al cuerpo, permitiéndole al niño saber dónde está su cuerpo en el espacio y como moverse con su seguridad en él.

🌈Felices hacia el Futuro
#Guardería y #JardíndeNiños
Informes kínder: 5658-1274
Informes guardería: 56585895

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *